RSS

Australia: tan grande como la imaginación (Segunda Parte)

29 Dec

Esta es la segunda parte del recorrido que hicimos por Australia. Los que aún no han visto la primera la pueden encontrar haciendo clik en este link.

*    *    *

De Uluru viajamos a la muy famosa Sydney, que escribiendo este post encontré que en español se escribe Sídney, así que continuaré con el nombre en nuestro idioma.

Vista de la ciudad de Sídney desde el ferry a Manly

Sídney es la ciudad más grande y más antigua del país, con una población aproximada de 4,3 millones de personas, es capital del estado de Nueva Gales del Sur y es sin duda la más famosa internacionalmente, entre otras por el Sydney Opera House y por haber sido la sede de los Juegos Olímpicos en el año 2000. El multiculturalismo de la ciudad se respira desde que uno llega al aeropuerto y se vive en cada una de sus calles. Con los años, se ha convertido en el principal receptor de inmigrantes del país provenientes principalmente de países asiáticos y del Reino Unido y Nueva Zelanda. Es una de las ciudades más costosas del mundo, no hay duda de esto.

En esta ciudad hicimos bien la tarea de visitar sus lugares más famosos:

Sydney Opera House: la Ópera de Sídney fue construida en 1973. El edificio tiene una estructura orgánica muy famosa en forma de ‘velas’ con azulejos blancos. La ópera tiene una sala grande para conciertos, una sala para ópera y otras salas más pequeñas. Es un emblema de la ciudad y su edificio más fotografiado. Frente a la Ópera, Mónica me celebró el cumpleaños con un pequeño pero delicioso ponqué.

Ópera de Sídney

Una hermosa colombiana con la hermosa construcción de la Ópera de Sídney a sus espaldas

Feliz cumpleaños a mi!! Qué buen lugar para celebrarlo ah!?

Sydney Harbour Bridge (Puente del Puerto de Sídney): el puente fue construido en 1932 y es el primer puente del puerto. Fue el puente de un sólo arco más largo del mundo. Se puede subir con un guía, aunque nosotros preferimos simplemente atravezarlo ya que no le vimos sentido a pagar el astronómico precio que cobraban por una vista similar a la que conseguíamos sin pagar nada.

Con la vista de Sydney Harbour Bridge

The Rocks (Las Rocas): el barrio más antiguo de Sídney. Hay edificios históricos renovados, galerías de arte, pubs, restaurantes, cafés y tiendas turísticas. El Museum of Contemporary Art (Museo de Arte Contemporáneo) está en este barrio y tiene una colección de arte contemporáneo australiano e internacional. Es el barrio más europeo de la ciudad y es muy agradable caminar sus calles.

Edificio en Las Rocas

Valla con los Wallabies. La fiebre del rugby en todo su esplendor por el mundial en Nueva Zelanda

La playa de Manly: es junto con Bondi una de las playas más famosas y visitadas de Sídney. Allí hicimos una caminata de varias horas llamada Manly Scenic Walkway. Para llegar a Manly hay que tomar un ferry en el puerto cercano a la Ópera de Sídney. Quedamos con las ganas de visitar Bondi pero el clima no nos favoreció el día que quisimos ir.

Paisaje en la caminata por el Manly Scenic Walkway

Paisaje en el Manly Scenic Walkway

Sydney Fish Market: los mercados como este son fascinantes!

Huuuum, que delicia!

Caminar por las calles del centro de la ciudad: es una ciudad fácil de conocer, al menos la parte correspondiente a su centro histórico y de negocios.

En el centro de Sídney

El Barrio Chino no lo quisimos visitar. Después de haber estado casi 20 días allá ya había suficiente ilustración…

Desde Sídney hicimos un viaje de casi un día por las Blue Mountains (Montañas Azules) que es una región montañosa que colinda con el área metropolitana de Sídney, empezando aproximadamente a 50 kilómetros al oeste de la ciudad. Una parte de estas montañas es considerada Patrimonio de la Humanidad. El lugar más famoso de estas montañas se conoce con las Tres Hermanas que es una formación de roca que sobresale en el paisaje de la zona. Este viaje lo hicimos en compañía de un nuevo amigo mexicano, Lalo Rosas, a quién conocimos en un desayuno en el hostal. Para la visita a las Montañas Azules debemos decir que teníamos las expectativas más altas, no es que no sean lindas pero en buena parte de la caminata que hicimos el paisaje no fue el más impactante.

Paisaje de las Blue Mountains

Las famosas Three Sisters

Abrazando la naturaleza

De Sídney volamos a Melbourne. En esta ciudad nos hospedamos en casa de nuestros nuevos amigos Lucas y Verónica. Lucas es hermano de nuestro amigo David que con su esposa Alexandra también hicieron este año un viaje de 7 meses por África, Asía y Oceanía (ver su muy interesante blog acá). La pasamos muy bien en su compañía.

Con Lucas y Veronica en un restaurante de Melbourne

En Melbourne estuvimos dos veces, antes y después de ir a Adelaida. La primera vez el clima no nos permitió ni asomarnos a la calle, lo cual fue magnífico ya que tuvimos chance de descansar de una jornada fuerte de varias semanas, y la segunda vez si pudimos recorrer sus principales lugares. Melbourne es la capital del estado de Victoria y fue la capital del país entre 1901 y 1927, cuando se trasladó a la ciudad planeada de Canberra. Algo similar a lo ocurrio en Brasil con Río de Janeiro y Brasilia. En una de las ya varias publicaciones de rankings de mejores ciudades del mundo por sus altos niveles de calidad, en 2011 fue elegida como la número uno. En otra de estas publicaciones Viena fue la número uno, no podría estar más en desacuerdo, pero esto ya lo hablamos en otro post. Tiene 3,8 millones de habitantes y es la segunda ciudad en población del país.

Flinders Street Station

Catedral de San Patricio

Vista de la ciudad de Melbourne desde uno de sus parques

Esta ciudad es reconocida como la capital cultural y del deporte de Australia y no es para menos ya que es sede de varios de los eventos e instituciones más importantes del país. Fue una ciudad que nos gustó mucho. Tiene una mezcla arquitectónica muy agradable que combina lo “antiguo” (estilo victoriano) con lo contemporáneo. Tiene una red de tranvías maravillosa y al parecer de las más extensas del mundo, y cuenta con jardines y parques hermosos en varias zonas de la ciudad. Tiene la fama de tener “las cuatro estaciones en un día”, de ahí que los melbournianos aseguren que si no les gusta el tiempo que hace sólo tienen que esperar 10 minutos para que cambie… Nos quedamos con las ganas de asistir a un partido de fútbol australiano, un deporte muy seguido en este país pero que su temporada 2011 estaba en la recta final.

La multiculturaridad de Australia no se esconde para nada en Melbourne, ya que casi una cuarta parte de la población nació en el extranjero, y residen ciudadanos de 233 países de procedencia distinta, que hablan más de 180 idiomas y dialectos y practican 116 variedades religiosas. Existen comunidades grandes de personas provenientes de Vietnam, India y Sri Lanka. Con una multiculturalidad de estas proporciones parece un juego de niños las preocupaciones que se viven en un país como Costa Rica (donde vivimos) en donde un grupo importante de su población pareciera angustiada por la creciente migración proveniente de 3 países (Nicaragua, Colombia y Venezuela) en donde todos hablamos español…! Los encargados de las políticas migratorias debieran tomar el teléfono (o viajar si así lo prefieren) y hablar con sus pares en Australia para preguntarles cómo un país puede ser amplio en su oferta migratoria, rígido en lo que debe ser rígido, y a la vez exitoso en la convivencia y la prosperidad de todos. El éxito de las políticas migratorias no está en temerle al extranjero y hacer lo posible para que no migre a un país, está en encontrar acuerdos gana-gana y justos en donde locales y visitantes saquen lo mejor de cada quién para en conjunto sacar adelante un país. Solo que para eso se necesitan políticos que dejen de mirarse el ombligo y basta abrir un periódico para darse cuenta de que ese momento aún se encuentra lejos. En fín, un poco de crítica política no le cae mal a nadie…

En Australia hay una cierta rivalidad interna entre la gente de Sídney y la de Melbourne por cuál es la mejor ciudad de las dos. Nuestro voto va por Melbourne, aunque una visita a Australia sin conocer Sídney es una visita coja, por lo tanto no dejen de visitar ambas ciudades para escoger su favorita.

De Melbourne viajamos en bus 12 horas para llegar a la ciudad de Adelaida. A esta ciudad fuimos con solo un plan en mente y era familiar: re-encontrarme después de muchos años con mi prima Ana María, más conocida como la “Kusina” (kusina significa “prima” en danés) y con Nelson su esposo, conocer a su hija Miranda y al primo Juan Carlos, su esposa Jessica e hijo Sebastián y que Mónica conociera a estas maravillosas personas. Mejor dicho, se creció la familia en Australia! Mónica a su vez quería saludar a su amiga Carolina, ex-compañera de Maestría.

Un desayuno relajado con los "kusinos"

Cenando en el apartamento de Carolina y Sammy

Si bien estar con ellos era el único objetivo, no significa que no hayamos hecho muchas otras cosas más!

Adelaida es la capital del estado de Australia Meridional. Una ciudad más pequeña que Sídney y Melbourne con 1,1 millones de habitantes.Es una ciudad costera que nos pareció muy agradable y organizada. Desde Adelaida hicimos dos paseos muy chéveres con nuestros primos, el primero a la zona vinícola del Valle de Barossa y el segundo al Parque de Vida Salvaje de Cleland (Cleland Wildlife Park).

En Barossa pudimos ver el hermoso espectáculo de paisaje de los viñedos australianos. Siempre que podemos, visitamos zonas vinícolas, con esta era la cuarta que visitábamos en este viaje y aun nos faltaba otra en Nueva Zelanda. Hicimos una cata de vinos en Jacob´s Creek una de las casas vinícolas con mayor tradición de Australia y visitamos otro lugar de regreso a Adelaida.

Haciendo la cata de vinos en Jacob´s Creek

Con todos los primos en Jacob´s Creek

Cuando nos hablaron de visitar un parque de animales como el de Cleland teníamos nuestras reservas ya que nos imaginábamos que podría ser uno de esos zoológicos deprimentes a los que estamos mal acostumbrados en esta parte del mundo, pero no Cleland es diferente. Si bien los animales están en cautiverio, el área en la que los tienen es tan amplia que no tuvimos en ningún momento pesar por los animales. Distinto por ejemplo a la experiencia que tuvimos en China cuando fuimos a ver los osos panda en Chengdu en donde uno tiene la sensación no solamente de maltrato de los animales sino que se ve el sentido comercial y de explotación al que tienen sometidos a estos animales. Cleland es diferente.

Vimos animales que en nuestra vida nos hubiéramos imaginado! Y es que en un país con tal cantidad de especies endémicas de aves y mamíferos todo parece tan extraño que parece otro planeta. Acá algunas fotos de lo que vimos, debiendo el nombre de los animales ya que a duras penas recuerdo al canguro, el koala, y el demonio de Tasmania!

Admirando un hermoso Koala

Un Dingo alimentándose

Mónica alimentando un canguro

Un momento muy especial...

Canguros descansando

Relax total...

El famoso demonio de Tasmania

Aunque parece una rata no lo es, es un marsupial, primo de los canguros y koalas

Cerramos este post con una fotografia que fue muy especial. Cuando íbamos de camino al parque de Cleland, paramos el vehículo porque creimos haber visto un koala salvaje. En el lugar donde creimos haberlo visto no estaba pero buscando y buscando encontramos a esta hermosura de koala con su hijo!!! Disfrutemos esta hermosura de la naturaleza.

Precioso koala con su cria

See you!!

 
Leave a comment

Posted by on December 29, 2011 in Australia, Oceania

 

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: