RSS

Budapest: una gran sorpresa de ciudad

27 Jul

Después de estar por algunos días en Bélgica y de allí viajar por tierra a Paris, tomamos nuestro tercer vuelo del tiquete alrededor del mundo con destino a la capital de Hungría, Budapest.

Teníamos un especial interés de visitar algunos de los países de Europa Oriental y de la llamada “ex cortina de hierro” por el tiempo en que los rusos sometieron a varios de estos países con su régimen socialista después de la Segunda Guerra Mundial. Junto con Hungría pudimos estar en Eslovaquia y República Checa. Nos quedamos con el deseo de poder visitar Polonia pero ese esperamos sea un destino para un próximo viaje.

Si bien siempre estudiamos bien los lugares y países que estamos próximos a visitar, por diferentes motivos con Hungría no hicimos ningún tipo de investigación, es decir que nos fuimos prácticamente “a ciegas”. Había cierta inquietud por lo que nos íbamos a encontrar, finalmente eso de tener un pasado reciente de país socialista sonaba como a mucha seriedad en las caras de las personas y a arquitectura aburrida. ¡Qué dicha habernos equivocado!

Budapest es una ciudad hermosa, limpia, organizada, interesante, con un transporte público que nada tiene que envidiarle a los países de Europa Occidental, con amplias zonas verdes, un turismo muy organizado (ejemplar) y lo mejor de todo: con la gente más amable y agradable que vimos en toda Europa.

La ciudad se divide entre las montañas de Buda y los planos de Pest con el rio Danubio dividiéndolo. Tiene una posición geográfica única que la convierte en una de las más hermosas ciudades del mundo. Es una ciudad de apenas 2 millones de habitantes, llena de teatros, salas de conciertos, cafeterías, pubs, y su propia opera.  

Nos sorprendieron muchas cosas desde que llegamos a Budapest. Una de ellas, la oficina de atención turística del aeropuerto. Es una oficina sin mayores pretensiones justo a la salida de los vuelos internacionales, pero es fantástica la información que entregan y la guía que ofrecen. Quedas ubicado en el país y en la ciudad en cuestión de minutos con materiales de excelente calidad y contenido.

Al llegar a la ciudad después de un viaje en tren de 30-35 minutos, nos movilizamos en metro hasta llegar a la estación más cercana al hostal donde nos alojaríamos. Nos ocurrió que como estábamos llegando a un país con un idioma tan particular como el Húngaro, hablado solo por ellos y un poco en países vecinos, alcanzamos a pensar que podía ser difícil la comunicación con los locales. La primera experiencia fue totalmente atípica y especial: estábamos con cara de perdidos, buscando la salida correcta de la estación a partir de la guía que nos dio el hostal por correo electrónico y se nos acercó una señora de unos 60 años a preguntarnos con señas hacia donde íbamos. Le mostramos el mapa y la dirección a donde íbamos. No hablaba nada de inglés y trato de decirnos algo que no le entendimos bien, así que nos dio a entender que la siguiéramos, la seguimos. Nos dejó enfrente a la salida y también nos quiso decir algo más respecto a lo que debíamos hacer una vez saliéramos, tampoco le entendimos. Entonces sacó un papel, dibujó una especie de carro y comenzó a hacer sonidos como de un tren, tampoco le entendimos, pero la amabilidad de ella ya nos estaba dando un poco de pena así que le dijimos simplemente: “ok ok, thank you, thank you” asintiendo como si todo estaba en orden.  Salimos y nos dimos cuenta que quizá lo que la señora quería decirnos es que debíamos caminar en dirección a un monumento de un tren a la salida de la estación. En fin, este fue solo el preámbulo anecdótico, ya que de ahí en adelante encontramos gente con un nivel de dominio alto del idioma inglés y tal como esta señora una genuina hospitalidad. En Budapest, no nos sentimos como un turista más, realmente, nos sentimos diferentes y especiales, bienvenidos en su país, las personas se interesaban en conocer sobre nosotros y de dónde veníamos.

Acá nos enseñaron a comer pimentón verde, amarillo y rojo al desayuno! Lo sirven en julianas y combinado con queso y sabe delicioso. La paprika es como un símbolo del país, en los mercados hay puestos que la vende natural, en polvo, seca, y en todo tipo de empaques muy bien elaborados. Si alguna ves visitan esta ciudad, no dejen de ir al Gran Mercado, es un lugar muy especial y se puede ver en su máxima extensión todas las variedades de empaques de Paprika que existen en Hungría, además que en el segundo piso venden comida deliciosa a precios muy cómodos.

Visitamos también la Casa del Terror, un museo en el que se recogieron las huellas de la terrible historia que vivió el pueblo Húngaro por la invasión Nazi y posteriormente la Rusa, historias escalofriantes de personas silenciadas, desaparecidas, torturadas durante la Segunda Guerra Mundial y después durante la Guerra Fría, contada en varios archivos multimedia por quienes vivieron la tragedia, o por sus propios familiares y amigos. Es un museo muy bien organizado, al que vale la pena invertirle unas buenas horas de exploración ya que hay muchas lecturas para hacer mientras se visitan las diferentes salas.

Acá los dejamos con 4 razones para visitar Hungría y su capital Budapest:

1.    La hospitalidad del Húngaro: lo vivimos en la calle, en los cafés, en los lugares turísticos y en los que no, en el lugar donde nos alojamos, en todo lado. No puede haber tanta coincidencia, definitivamente son muy hospitalarios.

2.    Una cultura de 1,000 años: influenciados por este y oeste, por allí pasó el Imperio Romano, el reinado Otomano de 150 años que dejó magníficas construcciones, hay pequeñas iglesias y enormes catedrales de la Edad Media, ciudades reales, en fin, tienen mucha historia que contar.

3.    La tierra de las aguas termales: no lo sabíamos (como muchas otras cosas que tampoco sabíamos…), pero existe una gran abundancia de baños termales en Budapest y supimos que también el resto del país. Se ha dicho incluso que podría haber un mar de aguas termales bajo tierra.  Se han descubierto más de 1,300 fuentes de agua y 80 está en Budapest. Hay unos baños termales con construcciones impresionantes y un amplio menú de alternativas dependiendo de lo que se quiera hacer.

4.    Los lugares patrimonios de la UNESCO: el conjunto de las construcciones enfrente al río Danubio, la Citadela en la parte más alta de la colina de Gellert, la Avenida Andrassy y el maravilloso Castillo de Buda, todo hace parte de los lugares que bien se han ganado el título de Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO. Para ver el detalle, visitar el siguiente post

Este es un destino que no está en el imaginario turístico de muchos pero que vale mucho la pena conocer. Una última razón para visitar Budapest: es más económica que muchas ciudades de Europa. Mejor visitarla antes de que el secreto se haga público!

 
4 Comments

Posted by on July 27, 2011 in Europa, Hungría

 

Tags: , , , , , , , , , ,

4 responses to “Budapest: una gran sorpresa de ciudad

  1. Móni Quesada

    August 3, 2011 at 3:16 am

    Princess, demasiado chiva ya esto es un vicio, yo esperando a que escriban para que nos cuenten de la experiencia….. cada vez que me llega al correo es lo primero que abro …no siempre les escribo pero siempre les leo….Besos y abrazos que Dios les siga guiando como hasta ahora….

     
    • VIAJANDO EL MUNDO

      August 27, 2011 at 12:08 pm

      Moni!!! Qué bueno que nos sigues en esta aventura!! Ya llevamos cuatro meses y medio viajando, ha sido realmente increíble!! Gracias por acompañarnos! Un fuerte abrazo!

       

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: